[.~*JINTAJAFORAS*~.]

septiembre 26, 2008

Una pequeña jinta de calcetines



Hoy por la mañana sucedió todo.
Después del insoportable ritual matutino (que a veces no es tan matutino) de despertar y obligarme a salir de la cama. Me metí a bañar y como siempre... me mantuve en toalla hasta definir el color de la blusa que usaría y lo que implicaría usar el mismo color los calzones y por lo tanto, también de los calcetines.
Todo sería verde aquel día... finalmente tomé unos calcetines de rayitas cafés y verdes.
Al ponérmelos, fue inevitable, dieron su último suspiro al pasar por el talón. Y sentí tristeza. Mis calcetines se me habían muerto en los pies. Los miré unos instantes para decidir que hacer. Realmente hubiera sido infame tirarlos a la basura sin una pizca de corazón, entonces les dije: "Hagamos un trato. Vayamos a hacer un último viaje juntos". Y así fue.
Salimos por la calle y tuvimos un día emocionante. Se nos hizo tarde, corrimos, nos llovio y con ello, mis calcetines probaron por última vez el sabor de la lluvia; me acompañaron en mis nervios mientras golpeabamos el piso con suma emoción, cambiamos de ruta porque nos equivocamos de camino y seguimos corriendo; los llevé a un concierto, platicamos con gente interesante y luego volvimos a casa con mucha esperanza.
Me despedí de ellos, pero ahora no sé si pueda tirarlos. Aún desconozco como me es tan difícil separarme de mis calcetines, mis zapatos y hasta de mis pantalones viejos... ellos son tantas veces compañeros de batalla, que uno no puede declarlos inservibles y olvidarse así nada más de ellos, ¿o si?
Lo bueno, es que tuvimos uno de esos días... emocionantes.

Etiquetas:

9 Comments:

  • Queremos mas dias de esos!! Tan emocionantes... o mas, si se puede!! Muchos abrazos! La vida sonrie y emociona de pronto, no? Te quiero!

    By Blogger Cin, at 11:25 a. m.  

  • POR FIN! muchas gracias, es todo lo que puedo decirle a Jana, esa loca que me saca de todo control y a la que adoro.
    yo me pongo un calcetín de un color y otro de otro.
    Un beso

    By Anonymous Gabriela Chiapaneca, at 12:26 a. m.  

  • Jinta:

    Sólo en un corazón tan grande como el tuyo cabe la misericordia para unos calcetines.

    Sin embargo, me permito darte un consejo: ¡no chingues y ya tíralos!

    By Blogger pastrana61, at 9:08 p. m.  

  • oh... que post tan triste... de verdad lo lamento mucho... pues comenzando por el hecho de que no acostumbro combinar mi ropa interior me conmoviste más que la muerte de la mamá de bambi o la caida de Juan gabriel... saludos!!

    By Blogger Casi un Dios, at 10:17 p. m.  

  • Los calcetines, son como los ciclos de la vida... En algún punto, por más bonitos que sean se tienen que romper. Pero antes de que eso ocurra, hay que darles un último viaje.

    El que les diste me encantó. Espero poderle dar ese tratamiento a muchos de mis compañeros de batalla que están ahí arrumbados en closet.

    By OpenID minervaoatenea, at 3:26 a. m.  

  • Lo importante de los calcetines es que puedes cambiarlos o tirarlos de vez en vez sabiendo que de cualquier modo saldrás caminado...qué pasaría si tuvieras que tirar tus pies? Adiós a los calcetines...andar descalzo a veces es tan maravilloso como vivir sobre los árboles...ud mejor que muchos sabe de eso

    By Blogger El Gran Hutch, at 11:13 p. m.  

  • Apenas empece a leerte, conocí de ti en tus palabras sueltas o hiladas escritas en el twitter mismas que ahora me traen hasta aquí, a tu blog, donde puedes escribir mas y leyendo tus notas me detuve aquí donde hablas de tus calcetines porque sabes, a mi me pasa igual.. bueno algo muy parecido, me gustan mis calcetines y los disfruto, tengo unos de rayas cafés con verdes, otros parecidos a esos, pero el caso es que también disfruto cuando los selecciono como algo especial y los uso, me hacen sentir bien, te mando un fuerte abrazo!
    lMariehl

    By Anonymous Anónimo, at 11:07 a. m.  

  • Me encantó este escrito tuyo. Te seguiré leyendo.
    Saludos,
    María

    By Anonymous María, at 6:16 p. m.  

  • Y si los calcetines no fueran tan listos por sí solos no escaparían; aunque conociéndote entiendo perfecto que hay que ser un gran pendejo para escapar de tu lado.

    By Blogger Cezt le Zombie, at 3:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home